Los demonios

julio 25, 2016 § Deja un comentario

*

Tease me with your sweet relief
You are cruel and you are constant
Vic Chesnutt

Me divido en veintiún planetas
comprimidos y congelados
escondidos en una caja frente a ti.
Recibo las ordenes en dosis
a través del aluminio
de nuestros corazones.
Desdibujo los dolores
y cada uno de los futuros.
Te desdibujo los miembros
con un sueño tranquilo
en el que nos amamos
bajo el agua y el retiro.
Todo pasará como un beso
como la primavera.
Un coche toca la bocina,
llueve, el gitano grita.
afuera la vida seguirá.

Los demonios

julio 23, 2016 § Deja un comentario

*
Mi espada ardiente
corta la cordura
con sus huesos afilados
por la furia del olvido.

Mi espada ardiente
tiene tatuado los nombres
en las entrañas
de todos los cobardes.

Su corte es tan preciso
que verás tus mentiras
y tu pasado atrofiado
disecado al instante.

Esta espada es certera
atraviesa corazones blancos,
siega las excusas, las despedidas
y las buenas intenciones.

apartar el fuego

julio 12, 2016 § Deja un comentario

no podemos apartar el fuego
ni dejarlo para otro momento
mientras el verano
se vuelve madera
o una forma de producir
algas y aluviones
no podemos suspirar dentro del vacío
ni ahogarnos en todos los ríos
mientras los barcos entristecidos
desaparecen en la página
ante el laberinto de peces
que en círculos y espirales
van perfilando las montañas
no espero que guardes silencio
o refugies lo divino en tus cicatrices
que alberges a un revolucionario
alimentado de lágrimas
en la cede de un partido de derechas
soy un terrorista
atentando contra el arte de cultivar moras
contra la decencia de las arañas
y contra una que otra regla gramatical
amenazo a las hormigas con cianuro
torturo a la lluvia con mi cuerpo
no conozco otro oficio
que el de demoledor
soy la sombra que sigue al sigilo
a la risa desmoronada
soy el fular que cubre a la gallina degollada
la fiesta arruinada
por el tío borracho
por la señora que pregunta
y pregunta dónde crece el estiércol
y pregunta quién fue Titus Andromedon
y que anida en huesos su lujuria
no podemos aplazarnos
esperar que lleguen pobladores
al desierto que hemos construido
con el esfuerzo de años
y años y polvo y reliquias
de indiferentes peregrinaciones
recubrimos todo con espejos
para reflejar esta necesidad
de huir entre los juncos
como submarinos sin esqueleto
no me separaré de tus dientes
ni de las ondas de la radio
ni del radio del pozo
ni del cáncer que produce
pero
qué tengo en esta maleza de ruinas:
una faro gastado
una canción de La Buena Vida
lujosas intenciones de sobrevivir
la partida de los gorriones
la fiereza de un saeta mal cantada
la aldaba muda del salón
podemos dejar de escucharnos
llorar desde el abismo
desde los puentes adoquinados
pero
no puedo apartar el fuego
ponerlo en la lista de deseos
agregarlo al carrito
y esperar a que depositen el pago
que baje el cambio
que llegue a la tienda
no me avisarán cuando esté disponible
mejor cerrar mi cuenta
darme de baja
cancelar mis tarjetas
y dejarme llevar

Mientras afuera…

mayo 11, 2016 § Deja un comentario

*

llueve
no me ves
observo
a través
del campo
tu ventana
mientras
bebo café

Mientras afuera…

mayo 9, 2016 § Deja un comentario

*

todas
las flores
caen
en un vacío
llamado
anhelo

Bella ausencia / Tautología nominal

marzo 9, 2016 § Deja un comentario

Idílico iceberg;
Incéndiame, incoherente idioma.
Imagíname, iracundo ídolo.

Soy sueños soterrados
señales sordas.
Sentado sucumbo sobre saetas:
solemne sabotaje sereno.

Entre estas ermitas empantanadas,
esperaré ese espasmo
erradicando encantos,
empezando este éxodo.

Rápido, recoge ruidos.
Rasga ríos, resquebraja raíces.
Rehúye ruinmente
Rápido, rómpeme.

Toma tus temores
Tenlos templados, temblorosos.
Tendrás tormentas turbulentas.
Tendrás tornados tramposos.

Esperemos, entonces, el efluvio,
Ese elemento eléctrico.
Ese encendido estupor

Sentarse solo en lugares

octubre 30, 2015 § Deja un comentario

(uno)

aparecen de noche
bajo los rayos del televisor
yendo como estrellas
cansadas y viejas
repletas con desvencijadas cornisas
hinchadas
adoloridas
sembrando pequeñas huellas
con largas metáforas absurdas
curtiendo el hueso cansino
abrumando las horas de niebla
desplazando la simple
contemplación de la alcoba

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.